¿Pilares de que?

Me dicen que es misterioso. Justamente allí, sobre la costa occidental del Mar Muerto, en Israel, hay una elevación. No es de tierra sino de sal. Se trata de la Colina de Sodoma. Y sobre esa colina sobresale un pilar conocido como «la esposa de Lot».
¿Pilares de que?

En el Salmo 144 el Rey David dice: «Sean nuestras hijas como esquinas labradas como las de un palacio». Él se imagina pilares de mármol de belleza y honor; pilares de fortaleza y seguridad. Estos pilares deben elevar nuestros ojos al Creador. En el contexto de la figura de David, el primer «pilar» mencionado en las Escrituras es, de hecho, la esposa de Lot. Eso lo encontramos en Génesis 19.26, y más de mil años más tarde, Jesucristo, en Lucas 17.32 dijo: «Acordaos de la mujer de Lot». Hagamos precisamente eso.

UNA FAMILIA SIN PILAR

¿Recuerdan la historia? Lot, el sobrino de Abraham con su esposa y sus dos hijas vivían en la perversa ciudad de Sodoma. Debido a la maldad errante en las dos ciudades vecinas —Sodoma y Gomorra— Dios dijo que las iba a destruir. Entonces Abraham, el «amigo de Dios» (Stgo 2.23), rogó por la vida de su sobrino. Dios escuchó y envió ángeles para sacarlos fuera de la ciudad, advirtiéndoles severamente con no mirar atrás. No obstante esto, la esposa de Lot, por alguna razón —tal vez cegada por el materialismo, no reconociendo los agentes de liberación de Dios, o tal vez anhelando aquello que «una vez había sido»— quedó inmobilizada por la incredulidad y la desobediencia, y miró hacia atrás.

Inmediatamente, afirma el cronista, quedó petrificada al echar una mirada a lo que quedaba tras de sí. A pesar de que tal vez no lleguemos a discernir claramente sus motivos, el resultado de su desobediencia a la orden del ángel es clara. Haberse negado a obedecer a Dios y el no haber permanecido al lado de su esposo y sus dos hijas trajo consecuencias desastrosas.

Temiendo aun más destrucción, Lot y sus hijas continuaron huyendo a las colinas para vivir en una cueva. Allí las cosas empeoraron. Las dos mujeres jóvenes, imaginando que nunca llegarían a casarse, engañaron a su padre emborrachándolo y cometiendo incesto con él. Las dos tuvieron hijos de esa terrible relación. Y estos hijos vinieron a ser los padres de dos grandes naciones paganas, las que irían a plagar a Israel: los moabitas y los amonitas.

¿Pueden imaginarse lo que hubiera sido la vida de estas dos jóvenes, si su madre hubiera sido una mujer de fe y de buenas obras? El Nuevo Testamento enseña que debemos ser como la sal... derramada en servicio a otros, dando sabor a sus vidas. La esposa de Lot, paralizada por la desobediencia, se convirtió en una mera estatua de sal en la presencia misma de esas dos jóvenes, las que desesperadamente precisaban de su guía y fortaleza.

A primera vista, la historia de Lot y sus hijas parece muy lejana y fea, pero pensemos un poco más. Pensemos en nuestro país, en nuestra ciudad, en el pueblo donde vivimos. Piensa acerca de las noticias que has escuchado, leído, o aun visto dentro de las últimas dos semanas. ¿Acaso esta historia, tan lejana, no encaja en el presente, allí donde Dios nos tiene tanto a ti como a mí? El temor, el mal, los actos inmorales y la corrupción continúan aquí, en la tierra. Lamentablemente, hoy en día cada uno de nosotros vivirnos en una versión de Sodoma o Gomorra. ¡Cuánto precisamos discipular a esas mujeres que están a nuestro derredor, formando en ellas pilares de honor!

PILARES DE DIFERENTES CARACTERÍSCAS

He descubierto que los pilares no son todos iguales. En otras palabras, no podemos decir: «Oh, un pilar es simplemente un pilar». Todos ellos sirven más o menos para las mismas funciones, pero en el aspecto arquitectónico, ha habido diferentes tipos de columnas a través de la historia. Entre otras, están las dóricas, las jónicas y las corintias. Cada una esculpida con un diseño diferente y en una época diferente.

Así como los pilares físicos tienen diferencias, de igual manera las mujeres a quien servimos son diferentes entre ellas, en especial aquellas que son de generaciones distintas. Tal vez las encontremos difíciles de entender. Sin embargo debemos recordar que los pilares físicos también tienen similitudes básicas. Y es en estas similitudes que debemos focalizar nuestra atención al considerar a las mujeres más jóvenes en la actualidad.

  1. Son del sexo femenino; mujeres hechas a la imagen de Dios.
  2. Tienen la necesidad de ser amadas y aceptadas.
  3. Tienen la necesidad de amar y nutrir.
  4. Tienen la necesidad de sentirse útiles, productivas, creciendo en la vida.

¿En qué pueden diferenciarse de la generación anterior?

  1. Tal vez no tienen el mismo modelo de roles de padre y/o madre en su hogar que el que se daba antes. En muchos casos ambos trabajan fuera de la casa por largas horas. Por esta razón, en algunos países, los suicidios entre los adolescentes son muchos. Esta falta de modelos de roles fue notoria en un retiro donde estaba dando conferencias. Hice una broma en cuanto a la necesidad de cambiar las sábanas una vez por semana, ya fuera que quisiera hacerlo o no. Luego, una joven mujer casada se me acercó y muy seriamente, con lágrimas, me dijo que no tenía idea de cuando debía cambiar la cama, qué o cómo cocinar, o cómo hacer que su casa luciera como un hogar. Su madre nunca le había enseñado esas cosas esenciales.
  2. Están desorientadas sexualmente. De las mujeres que tenemos en nuestras iglesias, un porcentaje han sido abusadas o acosadas sexualmente, y por lo tanto han perdido toda confianza en sus prójimos y en sus relaciones «normales». Otro gran porcentaje ha usado mal su sexo, algunas con consecuencias dolorosas, y todas con carga en el corazón.
  3. Algunas de ellas han sido criadas por alcohólicos o adictos a las drogas.
  4. Hay más mujeres sin pareja (incluyendo las madres solteras), mayores de treinta años.
  5. La mujer actual es más abierta que la de antes. Expresa sus sentimientos (enojo, tristeza, soledad) con mucha más libertad.
  6. Muchísimas de nuestras mujeres padecen tremendas presiones económicas, ya sean casadas o solteras. La educación, la vivienda, el transporte, los gastos escolares de sus hijos, la vestimenta son causa de esas presiones.
  7. Tienen una multitud de opciones para trabajar, casarse y viajar que las de otras generaciones no tenían. Algunas de esas opciones son buenas, otras no. Está confirmado el hecho que hay menos hombres que mujeres en el mundo, y que hay un número cada vez mayor de relaciones homosexuales, incluyendo el lesbianismo.
  8. Son hijas de un mundo en que, a pesar de las estructuras culturales heredadas, se considera a hombres y mujeres como iguales; al menos no tan distintos y anticipan una actitud respetuosa y abierta en ese punto dentro de un cuerpo afectuoso de cristianos.
  9. Las mujeres esperan poder tener un lugar dentro de la Iglesia; un canal para servir, en relación a los dones que les fueron concedidos por Dios.
  10. Desean una vida de integración y significando. No aceptan las respuestas fáciles. Preguntarán: «¿por qué?», «¿cuándo?» y «¿cómo?», y lo harán no por rebeldía, sino por un deseo profundo de integración a la verdad en sus vidas y en la Iglesia.

«¿QUÉ DEBO HACER YO?»

Al pedir la guía del Señor en cuanto a la persona que debemos discipular, preguntémonos a nosotras mismas lo siguiente:

  1. Mis pensamientos sobre el trabajo fuera de la casa, ¿están conformados por las normas bíblicas?
  2. ¿Es mi lista de dones para las mujeres igual a la de Dios?
  3. ¿He estudiado recientemente la vida de alguna mujer bíblica «no convencional», o sea que no se adaptó a su tiempo y cultura?
  4. ¿Cuándo fue la última vez que leí una porción de la historia de la Iglesia o de las misiones, especialmente una que tuviera relación con la participación de la mujer en la obra de Dios?
  5. ¿Qué tan dispuesta estoy a que Dios me cambie para llegar a ser desde una «Noemí» eficaz a una «Rut» necesitada?

© Apuntes Pastorales, XI-2

  • Enviar a un amigoEnviar a un amigo
  • printImprimir
0 Comentarios
Boletines y Revista en su e-mail GRATIS!

por Tony Evans
El destino de cada hombre, el sueño de cada mujer (Enfoque a la Familia)
Radio Vida Nueva con mas de 10 años en nuestro pais . Contamos con 7 radioemisoras en las ciudade...
Es un ministerio dedicado a refrecar y animar a la mujer. Cuenta con una pagina de internet que incl...
Finalmente, nos permitimos hacer presente a todos los miembros de la COMUNIDAD CRISTIANA BETHESDA nu...
Honrar a Nuestro Señor Jesucristo por medio de la preparación de pastores, misioneros, educado...
DesarrolloCristiano.com es un servicio de Desarrollo Crisitiano Internacional. Copyright 2008, todos los derechos reservados. Solicite mas informacion a info@desarrollocristiano.com