Nunca importó tanto ser sal

El mundo está abierto a un mensaje que posea testimonio. Por lo tanto nuestro desafío no es apologético, sino testimonial. Hoy, más que nunca, sal sin sabor, recibirá enormes pisadas humanas.
Nunca importó tanto ser sal «Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor? Ya no sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee.» Mateo 5.13

Vivía en Estados Unidos y cursaba el instituto bíblico, pues me preparaba para el ministerio pastoral. Semanalmente salíamos anunciando el mensaje del evangelio en lugares donde normalmente no se esperaba la presencia de cristianos. Entrábamos en clubes nocturnos, bares mal iluminados y en los sucios callejones de las ciudades americanas. En una de esas incursiones al submundo, me encontré con un joven que había optado por vivir en la calle. Sucio, con la mirada distante y sin ninguna sonrisa en los labios, aceptó conversar conmigo.

¿Se encuentra coherencia entre lo que tú me dices y lo que vives?, ¿tus principios se concretan en la vida y en las acciones?Me senté a su lado, en la misma acera, y le hablé de Cristo y de mi experiencia de conversión. Durante mi conversación, su expresión facial no cambió, ya estaba acostumbrado al discurso religioso americano. Decidí cambiar de tema. Le pregunté qué había estudiado. Se había graduado en ciencias políticas por una renombrada universidad. «Opté por un estilo de vida alternativo, pues detesto el consumismo americano», añadió.

De repente, mirándome directamente a los ojos, me preguntó: «¿Tú, ya te soñaste volando como una mariposa?». Le afirmé que sí, ya me había soñado volando, pero no estaba seguro si como una mariposa. Aún sin entusiasmo en su hablar, continuó: «¿Quién garantiza que no somos mariposas soñando que somos hombres?». No había como responderlo.

En aquel día entendí que la modernidad vivía sus últimos momentos. Allí estaba un estudiante universitario que había abandonado todas sus promesas de civilización occidental y que también había abandonado sus métodos racionales. La posmodernidad, que es el tiempo histórico en el que vivimos, no se limita al conocimiento científico. La verdad es hoy totalmente irrelevante. Las personas están dispuestas a aceptar cualquier culto, secta, ideología. Todo vale en el mercado de las ideas posmodernas.

Cuando predicamos el evangelio en los tiempos actuales, no enfrentamos más los típicos rechazos del siglo pasado. No se pregunta más: «¿la Biblia es confiable?, ¿es verdadera? ¿Jesús realmente existió?, ¿el Cristo descrito en las páginas del Nuevo Testamento es el mismo que sus contemporáneos conocieron?».

Lo que les interesa a las personas se llama credibilidad. Preguntan si: «¿se encuentra coherencia entre lo que tú me dices y lo que vives?, ¿tus principios se concretan en la vida y en las acciones?». El mundo está abierto a un mensaje que posea testimonio. Por lo tanto, antes de que te entusiasmes en ganar al mundo, procura saber si estás consiguiendo vivir lo que deseas anunciar. Antes de que la iglesia proponga cambios a la sociedad, debe mirar hacia adentro y responder honestamente si logra ser sal de la tierra. Nuestro desafío no es apologético, sino testimonial. Hoy, más que nunca, sal sin sabor, recibirá enormes pisadas humanas.

Soli Deo Gloria.
El autor es pastor de la Iglesia Betesda en San Pablo, Brasil. Es autor de varios libros —aún no disponibles en español— y un reconocido conferenciante. Está casado con Silvia. Dios les ha bendecido con tres hijos y tres nietos. Traducido por Gabriel Ñanco. Se tomó de: http://gondimenespanol.blogspot.com, se usa con permiso del autor y del traductor. Todos los derechos reservados por el autor. DesarrolloCristiano.com, ©2010.
  • Enviar a un amigoEnviar a un amigo
  • printImprimir
2 Comentarios
Francisco Pacheco
Que gran verdad y que reto tenemos por delante, el mundo necesita cristianos integros y comprometidos con la verdad del evangelio de Nuestro Señor Jesucristo
Escrito el 17 Agosto, 2010
JORGE RODRIGUEZ DE GANTE
Este articulo me hace pensar en que, como este joven del relato, mucha gente prefiere vivir sin iglesia porque de alguna o de muchas formas representan \"promesas de civilización occidental\" y que también empujan a los feligreses a \"abandonar sus métodos racionales\". Gente que ha salido de las iglesias por legalismos, por liderazgos dictatoriales o autocraticos, luchas por el poder, mal uso ... Leer mas »
Escrito el 23 Agosto, 2010
Boletines y Revista en su e-mail GRATIS!

por Tony Evans
El destino de cada hombre, el sueño de cada mujer (Enfoque a la Familia)
Ministerio profético de bendición de Dios para las Naciones - Desde el Ministerio BDN, Iglesia de ...
Instituto Biblico Teológico.
Misionero Bautista (IMB), trabajando con inmigrantes Latinoamericanos en Europa
Iglesia Pentecostal independiente.
DesarrolloCristiano.com es un servicio de Desarrollo Crisitiano Internacional. Copyright 2008, todos los derechos reservados. Solicite mas informacion a info@desarrollocristiano.com