Allen Gardiner - Capitán naval, santo y mártir (1794–1851)

«Señor, a tus pies vengo humildemente, y te entrego todo lo que poseo, todo lo que exige tu amor. La escasez es buena, porque todo es tuyo, cuídame en este tiempo de prueba».
Allen Gardiner - Capitán naval, santo y mártir (1794–1851)

¿Lo sabía usted?

·       Gardiner aprovechó su carrera como comandante de la marina inglesa para sembrar el evangelio en África, en países del océano Índico y en América Latina.

·       Los padres de Gardiner impactaron su vida con su devoción a los pobres, entre los cuales abrieron varias escuelas.

·       De niño, su madre lo encontró una vez dormido sobre el piso. Gardiner le explicó que debía acostumbrarse a los rigores del explorador, según su sueño de viajar a muchas tierras desconocidas.

·       En su visita en Tahití, Gardiner comprobó el profundo impacto de la obra misionera sobre los habitantes de aquellas islas. Lo que observó lo inspiró a invertir sus energías en la misma tarea.

·       El intrépido explorador cruzó, desde Argentina, a lomo de burro, la cordillera de los Andes, en compañía de su esposa, con el propósito de llevar el evangelio al territorio chileno.

·       Gardiner siempre viajaba con cantidades de biblias y tratados, los cuales repartía en cada lugar que visitaba. Su corazón, sin embargo, permanecía agobiado por las penurias y pobreza de las tribus indígenas de Suramérica.

·       Durante largos años procuró apoyo económico para una expedición a la Patagonia, donde esperaba evangelizar a las tribus más australes del mundo.

 

Breve reseña de su vida

Desde temprana edad, Allen Francis Gardiner disfrutaba leer relatos de aventuras y guerras en tierras lejanas. En 1.808, a los catorce años, Allen dejó su hogar para ingresar a la Universidad Naval en Portsmouth, Inglaterra. Aunque su carrera en la Marina Real Británica era extraordinaria, Dios había planeado aventuras mayores para él.

 

Gardiner aceptó a Cristo en la marina y, cuando lo experimentó personalmente en China, despertó su conciencia de cuán inútil era adorar a los ídolos. Esta fue una ocasión decisiva en su vida. Tenía que pensar en algo para alcanzar a aquellos que apoyaban su fe en los ídolos. Esta búsqueda lo convirtió en un ávido lector de la Biblia. Con la lectura de la palabra de Dios, Gardiner entendió el deseo de Dios de ser glorificado entre las naciones. Su carrera naval culminó en 1.826.

 

Dios llamó a Gardiner para alcanzar con él a las tribus indias de América del Sur que ni siquiera los católicos romanos habían conseguido alcanzar. En 1838, recorrió los Andes a lomo de mula. No llevaba ningún plan trazado; su única motivación era presentar a Cristo a las etnias que nadie había alcanzado aún. Sin embargo, fracasó en todos sus intentos por reconciliar a los indios con Dios.

 

A principios de la década de los cincuentas, Allen Gardiner, junto a otros seis misioneros anglicanos, intentó llegar a las tribus del sur de Argentina. Habían llegado a la isla Picton, cerca del puerto Williams. Su única misión sería llevarle la palabra de Dios a los indios yaganes de Tierra del Fuego.

 

Gardiner había escuchado acerca de los yaganes por cuatro de estos indios, que el Capitán Fitzroy había llevado a Inglaterra. Fitzroy en su siguiente viaje en 1.832, acompañado por Charles Darwin, llevó de vuelta a estos yaganes a Wulaia. Así que la primera parada del viaje de Gardiner fue Wulaia para encontrar a Jemmy Button, a fin de que les sirviera de intérprete del yagan al inglés. Como no habían juntado suficiente dinero como para comprar un barco, adquirieron dos pequeños veleros, a los cuales nombraron «Speedwell» y «Pioneer».

 

Con sus dos pequeños veleros, Gardiner zarpó de nuevo en un viaje evangelístico, con Richard Williams, médico cirujano, John Maidmant , un joven maestro de la Palabra, Joseph Erwin, carpintero, y tres robustos pescadores de Cornwall: Badcok, Pearce y Bryant. Cuando llegaban a Tierra del Fuego, estos misioneros anglicanos se vieron obligados a enfrentar serios problemas; el primer error fue dejar accidentalmente en el velero la pólvora que usaba para cargar sus pistolas.

 

El 5 de diciembre de 1.850, luego de tres meses de travesía, los botes de Gardiner llegaron a Tierra del Fuego, a la isla Picton, donde encontró todo igual a como él lo había conocido un año antes. El «Ocean Queen» que los había llevado hasta allí, ya había partido. De ahora en más solamente dependerían de sus dos pequeños veleros. Fue entonces que no consiguieron encontrar al indio yagán, Jimmy Button.

 

Se encontraron con algunos yaganes que lo único que pretendían era tomar por la fuerza todo lo que ellos llevaban. Como no pretendían detenerlos ni combatirlos (su misión era evangelizar), recargaron los botes, guardaron lo que pudieron y tomaron el rumbo de regreso a la isla Picton. Los yaganes los persiguieron incesablemente en sus canoas, que eran mucho más livianas que los incómodos botes misioneros. Por fin encontraron refugio en el puerto español Bahía Aguirre, en la isla de Tierra del Fuego. La costa no era nada favorable, de manea que el «Pioneer» se destruyó al desembarcar, y varios de los hombres comenzaron a padecer problemas de salud. El mar invadió las cuevas en las que se habían instalado, y se llevó todo, incluso sus biblias. Entonces decidieron continuar su viaje de vuelta a Picton con el «Speedwell». Ahí pintaron en las rocas de la Caleta Banner un extenso mensaje para que lo viera algún barco rescatista: «Caven aquí abajo, vayan al Puerto Español, marzo de 1.851»; y allí enterraron una botella con un mensaje en su interior.

 

El llamado del Señor ya estaba jugando su parte en sus vidas. Comenzó el inhóspito invierno patagónico (que puede llegar hasta veinte grados Celsius bajo cero).

 

La última anotación del diario de Williams es del 22 de junio. Sus últimas palabras fueron: «Sea hecha la voluntad del Señor». Bradcock fue el primero en morir. En julio, Gardiner escribió que se habían alimentado con raciones reducidas durante siete semanas. Y en agosto murieron Edwin y Bryant.

 

Allen fue el último en morir, y la primavera llegó sin que hubieran logrado compartir el evangelio de Dios ni siquiera a un indio yagán. Estos son algunos de los textos que escribió en su diario: «Señor, a tus pies vengo humildemente, y te entrego todo lo que poseo, todo lo que exige tu amor. La escasez es buena, porque todo es tuyo, cuídame en este tiempo de prueba. No permitas que piense como un quejoso. Permíteme sentir tu poder que da vida y aprenderé a adorarte mientras llevo tu cruz.»

 

El 29 de agosto de 1851, a los cincuenta y siete años, cuando el invierno llegaba a su fin, se despidió de su esposa y de sus hijos e incluyó estas palabras: «Si algún hermano estuviera dispuesto a cumplirme un deseo, le suplicaría que continúe la misión en Tierra del Fuego con vigor. Pero el Señor dirigirá y hará todas las cosas porque el tiempo y la razón pertenecen a él, sus corazones están en Sus manos…».

 

El capitán Gardiner murió en septiembre de 1.851. Las últimas líneas que escribió en su diario, el 6 de septiembre, fueron: «Nuestro querido hermano Maidment se marchó el martes por la tarde en busca de comida y todavía no ha regresado. Con seguridad ya debe de estar en la presencia del Redentor, a quien sirvió con fidelidad. En breve, y por la gracia de nuestro Señor, nos encontraremos todos para cantar alabanzas a Cristo por la eternidad. No tengo hambre ni sed, aunque ya hace cinco días tragamos el último bocado. Maravillosa bondad y amor hacia mí, un pecador».

 

En enero de 1.852, bajo la orden de la Marina, el barco «Dido», comandado por el Capitán Moorshead, guiado por las pinturas de las rocas de Pictón, encontró el velero Pioneer. Su tripulación enterró a los seis hombres y rescató el diario de la misión. Gardiner, el doctor, el maestro de la Palabra y los marineros murieron de hambre, frío y enfermedad.

 

Este hombre, de increíble voluntad, intentó evangelizar a los paganos de África, a los indios chilenos Araucana, a los nativos de Nueva Guinea, a los indios tehuelches del estrecho de Magallanes, a los indios caco de Bolivia y a los yaganes del Canal de Beagle. Por el rechazo que sufrió en todos estos lugares, se convirtió en el primer mártir de Tierra del Fuego.

 

Principios dignos de imitación

 

1.     Cuando la conciencia del líder despierta ante una realidad que urge ser transformada, la vía más segura para encontrar la visión y la creatividad para concretarla es la Palabra de aquel que nos comisiona.

2.     Si nuestras posesiones llegaran a estorbarnos en el avance de nuestra misión, es mejor desprendernos de ellas en el primer aviso, antes de que perdamos con ellas nuestra oportunidad de cumplir la tarea que nos ha encomendado el Padre.

3.     Para quien persigue una visión, convencido de que su vocación de servir a Dios la recibió del Señor, aun las circunstancias adversas y las barreras que le impiden por completo su cumplimiento se convierten en motivos para adorar a Aquel que los ha conducido a tan extrema aventura.

4.     Las penurias pueden convertirse en legítimos recursos didácticos divinos para enseñarnos a adorar al Padre en espíritu y en verdad.

5.     Solo la gracia del Padre nos vuelve capaces de reconocer en el hambre, la sed y la muerte el amor inagotable de Dios y nos prepara para vivir en medio de ellas con gratitud hasta nuestro último hálito de vida.

  • Enviar a un amigoEnviar a un amigo
  • printImprimir
2 Comentarios
José Tomás Espinoza
Dios usó el ejemplo de Allen Gardiner y sus hermanos para provocar una gran motivación en los cristianos de Inglaterra que transformaron la Patagonian Mission fundada por Gardiner en 1844 en la South American Missionary Society (SAMS) en 1865 que hasta el día de hoy apoya y financia la venida de misioneros anglicanos a Sudamérica.

Yo era un convencido ateo hasta que el Señor r... Leer mas »
Escrito el 16 Agosto, 2012
ADRIANA SERB
POR FAVOR ,QUISIERA SABER SI HAY ALGUN VIDEO , OPELICULA DE LA VIDA DE ESTE HOMBRE .SOY MAESTRA DE ADOLECENTES EN MI IGLESIA ,ME INTERESARIA MUCHO PODER DARLO A CONOCER .MUCHAS GRACIAS .
Escrito el 12 Noviembre, 2012
Boletines y Revista en su e-mail GRATIS!

por Tony Evans
El destino de cada hombre, el sueño de cada mujer (Enfoque a la Familia)
Iglesia Pentecostal independiente.
Nuestro principal objetivo es predicar la sana doctrina y ganar almas para Cristo. Somos un minister...
Portal Cristiano Oficial de los Cristianos de Republica Dominicana.
Literatura y Recursos para el Crecimiento Espiritual del Creyente y su Comunidad
DesarrolloCristiano.com es un servicio de Desarrollo Crisitiano Internacional. Copyright 2008, todos los derechos reservados. Solicite mas informacion a info@desarrollocristiano.com