¿Así que quiere que su iglesia crezca?

Toda iglesia cristiana, para evitar caer presa de la inercia, necesita definir qué clase de congregación quiere llegar a ser como resultado del crecimiento...
¿Así que quiere que su iglesia crezca?

En la mente de muchos pastores el crecimiento es apenas un difuso deseo de tener «más personas» en la congregación. No debe sorprendernos que esta iglesia probablemente no vaya a experimentar crecimiento. En la vida, las personas más responsables consideran con cuidado quiénes quieren llegar a ser como resultado del crecimiento. De no hacerlo, serán llevados de un lado para otro por las circunstancias, sin un rumbo ni un destino específico. Del mismo modo, una iglesia debe pensar en qué clase de congregación quisiera convertirse, si es que quiere evitar caer presa de la inercia.

Quisiera sugerir algunas preguntas que pueden ayudar en el proceso de definición.

¿Qué clase de crecimiento está buscando?

Las estrategias de crecimiento, el uso de los recursos, las prioridades del ministerio y muchos otros asuntos de la iglesia van a ser determinados por la respuesta a esta pregunta. En una de sus predicaciones, mi amigo, el pastor Ricardo Salazar, señalaba que una congregación saludable debe crecer en seis áreas:

1. En número (Hch 2.41, 4.4, 5.14, etc.):
Rick Warren, autor del célebre libro Una iglesia con propósito señala que el crecimiento es el resultado de la salud de la iglesia. Este es numérico y debe ocurrir, fundamentalmente, por la evangelización y no por atracciones extrañas. No todas la congregaciones crecen del mismo modo ni alcanzan el mismo tamaño pero todas, sin excepción, deben crecer en número.

2. En servicio (Hch 4.34, 6.1–2):
«La iglesia que no sirve, no sirve.» El servicio es la evidencia palpable del amor y una de las maneras en las que demostramos el cambio producido por Cristo en nuestras vidas es mediante nuestras obras. El mundo será lo que debe ser cuando la iglesia haga lo que debe hacer.

3. En conocimiento de la Palabra (Hch 2.42):
El éxito de todos los líderes bíblicos, fue su apego a las Escrituras.

4. En santidad (Hch 2.38–40):
La iglesia que crece debe predicar la totalidad del consejo de Dios, incluidos los temas como la salvación, el arrepentimiento, el pecado, el cielo y el infierno.

5. En unidad (Hch 2.44 y 46):
No es lo mismo la proximidad que la unidad. La unidad se da cuando quien está cerca de nosotros es el objeto de nuestra atención y la iglesia que crece entiende que la unidad es una necesidad, no un lujo. La expresión de esta unidad tiene un costo, pero permite la diversidad porque está fundada sobre la verdad.

6. En administración de dones y talentos (Hch 2.43):
Todo lo que hemos recibido lo hemos recibido para el servicio del Reino. Por tanto, la iglesia que crece conoce bien los dones y talentos con los que cuenta, para administrarlos de la mejor manera posible.

¿Quiere ser parte de una iglesia histórica o una que hace historia?

Una iglesia que hace historia debe estar dispuesta al cambio. Por tanto, si los cambios se dan más rápidamente fuera que dentro de la organización, se ha iniciado el proceso de muerte. Cuando una iglesia deja de cambiar, comienza a ser histórica. La frase típica en estas congregaciones es: «¿Por qué cambiar si siempre lo hemos hecho así?»

La iglesia que busca el crecimiento debe ser revolucionaria en sus métodos. Si entiende además que los métodos están al servicio de los principios y no los principios al servicio de los métodos, sabrá que debe «reinventarse» en cada generación. De este modo podrá estar segura de que sus métodos se mantienen vigentes y relevantes a la cultura en la que está inserta. Recordemos que Jesús revolucionó la liturgia de su tiempo al predicar en un barco, hablar con mujeres y convertir el agua en vino, todos estos hechos considerados «escandalosos» para la época.

La iglesia que hace historia, corre riesgos, porque el riesgo es el precio de andar en fe. Es posible que cometa muchas equivocaciones, pero de seguro verá la gloria de Dios porque el Señor siempre ha acompañado a los osados.

¿Quiere ser parte de una iglesia grande o de una gran iglesia?

La grandeza de una iglesia está determinada por la forma en que encara la misión, administra su dinero o el impacto que tiene en su comunidad, no el tamaño del parqueo o la cantidad de músicos de su orquesta. Es muy fácil crecer mediante una campaña publicitaria o un sinfín de eventos espectaculares, tales como conciertos con artistas famosos. Por supuesto que esa congregación no tardará mucho en reunir una multitud. No obstante, puede seguir siendo una iglesia muy pequeña en cuanto a sus valores, carácter y responsabilidad frente a la misión. La grandeza no se logra en un momento: es el fruto de toda una vida de esfuerzo y compromiso.

Un pastor no podrá tener mayor satisfacción que esta: ministrar en una congregación llena de personas, supervisar el buen funcionamiento de muchos programas que producen transformación y dirigir una iglesia que no tenga de qué avergonzarse.

¿Está dispuesto al crecimiento?

El crecimiento siempre estará ligado a la fe; es decir, creer que Dios lo puede hacer. No obstante, no veo cómo una iglesia pueda crecer sin la intencionalidad de hacerlo. ¡Debe tener un plan de crecimiento!

Por eso, es importante que la iglesia local crea en el crecimiento y no lo vea como una amenaza. ¡Parece increíble decir esto! Muchas personas, sin embargo, piensan que es mejor tener una pequeña congregación donde todos se conozcan y cada uno tenga su lugar en la banca. El crecimiento puede traer una multitud de nuevos discípulos, personas más capaces y comprometidas que nosotros, las cuales incluso, podrían desplazarnos de nuestros «puestos».

El crecimiento numérico también abre nuevas posibilidades de servicio pues trae multiplicación de materiales y personas. Un liderazgo sabio sabrá entonces sacar provecho de estos recursos. Recuérdese que uno de los principios del éxito es, precisamente, la mayor utilización de los recursos, dones y talentos de la congregación. No se podrá lograr esto si la congregación está limitada por una mentalidad mezquina y temerosa.

¿Qué precio está dispuesto a pagar?

Sin duda es más fácil ser el pastor de una iglesia pequeña, con sus rutinas claramente establecidas, donde las cosas son siempre iguales.

Crecer trae toda clase de trastornos. Es probable que la construcción de una gran iglesia necesite inversión de tiempo y de recursos extraordinarios, y sea necesario sacrificar muchas áreas de la vida eclesial, incluyendo los recursos destinados a mejores sueldos o un salón más bonito.

Lo que estemos dispuestos a hacer por la visión puede determinar su éxito y debemos preguntarnos si la iglesia está dispuesta a trabajar más para lograr sus objetivos. En esto todos deben contribuir, pues, a pesar de contar con la ayuda de Dios, la calidad del trabajo del equipo será fundamental. Las iglesias triunfan mediante la gracia del Padre Celestial y el sabio esfuerzo de sus siervos.

¿Está dispuesto a «descentralizar» el poder?

La iglesia del siglo XXI no puede estar dirigida por un solo líder. Debe trabajar en equipo y para tener una gran iglesia el pastor deberá desarrollar un gran grupo de liderazgo.

Los líderes con mejores resultados no son los más brillantes, sino los que logran conectar sus ideas con las de sus colaboradores. El reconocido autor John Maxwell observa: «Con un buen equipo podemos perder; con un mal equipo no podemos ganar». Debemos seguir el ejemplo de Jesús, quien se dispuso a cambiar al mundo mediante un equipo de trabajo capacitado y comprometido con la visión.

¿Está dispuesto a competir?

Cuando hablamos de competir, no es en el sentido deportivo de la palabra, sino más bien, de ser competentes. No podemos ignorar que competimos con todas las formas de entretenimiento que el mundo ofrece a la gente: cine, bailes, deportes. Estas de alguna manera apuntan, por así decirlo, al mismo mercado que nosotros: «la gente». Un gran empresario alguna vez dijo: «no es suficiente que nosotros tengamos éxito; nuestros enemigos deben fracasar». Por eso, la iglesia de hoy debe ser agresiva en el cumplimiento de su misión y no permitir que las luces de neón desvíen a nuestros jóvenes por falta de tecnología o una liturgia que no sea pertinente para su tiempo.

En esto podemos imitar lo bueno de otras congregaciones o grupos. Esta es una de las características de la persona inteligente, pues rara vez se producen mejoras sin la existencia de un ejemplo por seguir. No obstante, cada iglesia trabaja en un escenario diferente, con gente diferente, y ha sido diseñada por Dios para cambiar el entorno donde está, disponiendo de los recursos que posee. No debemos, por lo tanto, olvidarnos de contextualizar lo que imitamos para adecuarlo a nuestro medio.

¿Está dispuesto a invertir en los perdidos?

Menos de 1% de los recursos de las iglesias se invierten en esfuerzos evangelizadores, obras misioneras u otros programas que puedan beneficiar al inconverso. Frente a esta estadística, ¿qué importa el discurso de cada domingo en la mañana sobre el amor a Dios y al prójimo? La verdad es que esta situación manifiesta nuestra falsedad, avaricia y falta de amor. La Palabra de Dios dice: «Donde estuviere vuestro tesoro, ahí estará vuestro corazón». En muchas congregaciones, tristemente, su tesoro son su propias vidas.

La iglesia no puede escribir la historia desde una oficina o en las cuatro paredes del templo. No olvidemos que para rescatarnos, Jesús dejó los lugares celestiales. Por eso no podemos tocar la vida de los demás si no estamos dispuestos a salir de nuestra comodidad. Ninguna iglesia crecerá en calidad si no invierte más de 1% de sus ingresos en los perdidos.

¿Está dispuesto a suplir las necesidades de la comunidad?

Estoy de acuerdo con Rick Warren cuando afirma que las iglesias más fuertes en los últimos tiempos son las que suplen la mayor cantidad de necesidades. La iglesia existe para resolver problemas, desde los más profundos hasta los más inconsecuentes de la vida cotidiana.

El primer capítulo del libro de Isaías contiene una fuerte condenación al pueblo de Israel, por cumplir con una liturgia religiosa desprovista de todo compromiso social, la cual Dios condenó abiertamente. Dios nos ha llamado a la práctica de una liturgia, que es el servicio a Dios, pero no puede estar divorciada del compromiso con el prójimo.

En el Nuevo Testamento se reconocieron diáconos en la iglesia precisamente para evitar este tipo de situación. Las responsabilidades de los diáconos eran, sobre todo, administrativas y caritativas. Sus virtudes (sobriedad, honradez y transparencia [de carácter] eran las más apropiadas para los encargados de las finanzas y el servicio social. La religión es el resultado del equilibrio perfecto entre liturgia y diaconía. El apóstol Santiago observa: «La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo». Esta declaración contiene los dos ingredientes de la iglesia verdadera: el servicio y la santidad.

Cuando miramos el ministerio de Jesús podemos observar que siempre estuvo en medio de los problemas. El pastor Bill Hybels señala que si los problemas no nos desafían ni estimulan posiblemente no tengamos el don de liderazgo. Por eso la iglesia, que ha sido llamada a tener un rol protagónico en la sociedad, no puede «esconder su cabeza en la arena» ante el caos y la incertidumbre del diario vivir.

Finalmente, tengamos presente que la iglesia que crece es la que pastorea al hombre integralmente. No está dedicada a ganar «almas», sino a ministrar a la persona en su totalidad. Jesús nunca hizo un divorcio entre las necesidades físicas y las espirituales, más bien suplió unas y otras con amor, como formas indivisibles de mostrar a Dios (Mt 9.35–38).

El autor ha sido pastor por diez años del Centro Cristiano de Alabanza, en Alajuelita, San José, Costa Rica. Él y su esposa Rocío tienen dos hijos.© Apuntes Pastorales, Volumen 21 – Número 3.

  • Enviar a un amigoEnviar a un amigo
  • printImprimir
0 Comentarios
Boletines y Revista en su e-mail GRATIS!

por Tony Evans
El destino de cada hombre, el sueño de cada mujer (Enfoque a la Familia)
Portal Cristiano Oficial de los Cristianos de Republica Dominicana.
Comentario: Escucha por Vida- La fuente principal en el internet para escuchar Audio Cristiano. Escu...
Centro de estudios e investigación biblíco-teológico dedicado a la formación de agentes pastoral...
Editorial JUCUM es parte de la organización Juventud con una Misión. Organismo de caracter interde...
DesarrolloCristiano.com es un servicio de Desarrollo Crisitiano Internacional. Copyright 2008, todos los derechos reservados. Solicite mas informacion a info@desarrollocristiano.com