De la abundancia del corazón

Así como nuestras obras exponen la clase de persona que somos, también las palabras revelan el estado de nuestro corazón.
Versículo: Mateo 12:22-37
De la abundancia del corazón Luego de introducir la analogía del fruto que identifica la especie del árbol, el Señor avanza un paso más, aplicando el mismo principio a las palabras que salen de nuestra boca. «Generación de víboras!» exclama. «¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos?, porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas, y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas» (Mt 12.34-35)

Del mismo modo que las obras nos proveen de valiosa información acerca de la clase de persona que somos, así también las palabras revelan el estado de nuestro corazón. Donde abunda la queja, la crítica, la ingratitud y la amargura, podemos estar seguros que existe un corazón que no ha sido transformado por la gracia de Dios. Las personas que nos oyen deben sentir que han sido bendecidos por lo que han escuchado. Para los que hemos sido llamados a la tarea de formar a otros es bueno que aprendamos a prestar atención al contenido de lo que otros dicen. No debemos concentrarnos tanto en los temas de los cuales hablan, sino intentar percibir la actitud con la cual dicen las cosas. Es posible que lo que comparten sea acertado y verdadero, pero la manera en que lo hacen delata la existencia de un corazón que está contaminado por el espíritu impuro de la carne.

El Señor nos llama, como líderes, a estar atentos a esta realidad porque nuestra tarea, al igual que la del apóstol Pablo, es la de «presentar a toda persona perfecta en Cristo Jesús» (Co 1.28). Él mismo nos exhorta, en la carta a los Efesios, a que tengamos cuidado para que «ninguna palabra corrompida salga de nuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes» (4.29). La clave de esta exhortación es que nuestras palabras deben impartir gracia a los que nos escuchan. Esto no hace referencia al contenido en sí de nuestras palabras, sino del espíritu que transmiten nuestras palabras. Las personas que nos oyen deben sentir que han sido bendecidos por lo que han escuchado.

Hemos observado cómo Cristo señalaba que ningún árbol malo puede producir fruto, sino que cada árbol produce el fruto que determina su esencia genética. Del mismo modo, en el texto de hoy, Jesús afirma que una persona con un corazón malo no puede pronunciar palabras buenas, ni la persona con un corazón bueno puede pronunciar palabras malas. Una vez más, queda claramente revelado que la vida fluye de nuestro ser interior.

Es allí donde debe concentrarse nuestra mirada, donde debemos buscar la acción transformadora de Dios. No obstante, en demasiadas oportunidades nuestra atención está puesta en las circunstancias externas de la vida. Buscamos que Dios intervenga en los lugares y asuntos que tienen poca relevancia para la vida espiritual. Nuestro mayor problema, sin embargo, es nuestro propio corazón. No en vano el autor de Proverbios exhorta «sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida» (4.23). El pasaje termina con una muy seria revelación: nuestras palabras no son «simplemente» palabras. ¿Qué significa que seremos juzgados por cada una de ellas?
©Copyright 2010, DesarrolloCristiano.com. Todos los derechos reservados.
  • Enviar a un amigoEnviar a un amigo
  • printImprimir
4 Comentarios
La base de esto es nuestra diaria relación con Dios, y el renovar nuestras mentes con su palabra.
Escrito el 14 Octubre, 2009
muy buen aporte Christophert, Para los que hemos sido llamados a la tarea de formar a otros es bueno prestar atención al contenido de lo que otros dicen pero mas a la actitud con la cual dicen las cosas. y creo tambien q es posible que lo que comparten sea acertado y verdadero, pero la manera en que lo hacen delata la existencia de un corazón que está contaminado por el mal..... es cierto asi... Leer mas »
Escrito el 06 Julio, 2010
Romina
Me gusto mucho Chris. Dios lo bendiga mucho!!!
Escrito el 17 Julio, 2011
Nubia
Por más y más que se trate de ocultar y disfrazar lo que cada persona es, más temprano que tarde sale a la luz su verdadero yo; independiente de cómo y cuánto se diga. Lamentablemente los lideres solemos portar el espíritu de soberbia y cuesta mucho darse cuenta de esto, sólo rindiendo en amor, convicción, humildad, verdad y pasión nuestra vida a Cristo; reflejaremos el carácter de Aqu... Leer mas »
Escrito el 17 Julio, 2011
Boletines y Revista en su e-mail GRATIS!

por Tony Evans
El destino de cada hombre, el sueño de cada mujer (Enfoque a la Familia)
Finalmente, nos permitimos hacer presente a todos los miembros de la COMUNIDAD CRISTIANA BETHESDA nu...
Productora de radio y video. Video grabamos predicas dominicales, Aniversarios cualquier evento de s...
Instituto Biblico Teológico.
Comentario: Casa Nazarena de Publicaciones (CNP) es la editorial de la Iglesia del Nazareno en el id...
DesarrolloCristiano.com es un servicio de Desarrollo Crisitiano Internacional. Copyright 2008, todos los derechos reservados. Solicite mas informacion a info@desarrollocristiano.com