El peor abuso de estos falsos apóstoles y profetas es el de usar el nombre de Dios para maldecir a cualquiera que represente una amenaza a su autoridad y poder